Revolución Total y Revolución Parcial

Posted in Articulos

conocimiento

“Las grandes almas tienen voluntad; las débiles tan solo deseos”- Proverbio chino

Habla el verbo de oro con gran acierto sobre los grandes problemas de la actualidad:

“El problema del mundo es el problema del individuo (…) La sociedad humana es la extensión del individuos. Si queremos realmente un cambio radical, si queremos u mundo mejor, un mundo sin hambre, necesitamos cambiar dentro de nosotros mismos, alterar dentro de nuestra propia individualidad los abominables factores que producen en el hombre el hambre y miseria. Recordemos que la masa es la suma de los individuos. Si cada individuo cambia, la masa cambiará inevitablemente”- (Samael Aun Weor, El Cristo Social).

Pongamos atención a la tremenda explicación que el maestro Samael realiza sobre la cuestión del cambio radical:  

 “El orden de los factores no altera el producto.

La revolución parcial no es revolución total.

 

 El orden de los factores económicos y políticos puede ser modificado sin que el producto vital sufra ningún cambio. (La vida continúa con todos sus dolores). La Revolución Parcial cambia el orden de los factores pero no altera el producto vital. Los seres humanos continúan atormentándose mutuamente.

 A nosotros no nos gusta la Revolución Parcial, nosotros queremos Revolución total. Solo disolviendo el yo, el mí mismo, el ego, tendremos Revolución total.

El Yo, sabotea y daña el orden Revolucionario.

El Yo forma conflicto entre las filas Revolucionarias

El Yo quiere trepar, subir, descollar y hacerse sentir en todas partes.

El Yo explota, El Yo, roba, El Yo engaña, El Yo calumnia, El Yo intriga y vuelve turbias las aguas de la Revolución.

El Yo forma conflictos y problemas, en la educación pública, en la cuestión agraria, en las transacciones comerciales, en el Ministerio Público, etc.

Cuando disolvemos el Yo adviene a nosotros la verdad. Cuando disolvemos el Yo pensamos con conciencia de multitudes. Cuando disolvemos el Yo, ya no decirnos Yo. Entonces afirmamos el pronombre «Nosotros».

amor

Cuando disolvemos el yo llegamos a la Revolución total.

Cuando llegamos a la Revolución total, cada uno de nosotros es ya un Gobierno Perfecto. 

¿Quién querrá entonces Gobernar?

Esa es la revolución total, integral, absoluta.

Cuando se disuelva el Yo, los gobiernos desaparecerán por inútiles.

El Yo es el origen del delito y del dolor.

El Yo creó el Dolor.

El Espíritu Universal de vida no creó el Dolor.

El Yo es el autor del dolor.

El Yo es Satán. Satán creó el dolor.

Si lo Divinal no creó el Dolor, si Satán creó el Dolor, entonces el dolor no sirve, es absurdo y estúpido. Los que afirman que por medio del dolor llegamos a la perfección están endiosando a Satán (El Yo).

Todo amante del Dolor es Masoquista y Satánico.

Solo con el Arcano A. Z. F. decapitamos el Yo.

Solo con una profunda comprensión creadora disolvemos el Yo.

Todo hombre se ha formado alguna opinión sobre la verdad. Toda religión o toda Escuela tiene su opinión sobre la verdad.

Los hombres buscan la verdad, adoran la verdad.

Nosotros los Gnósticos decimos: conoced la verdad y la verdad os hará libres. Entonces habrá Revolución total.

Empero os advertimos que nadie puede buscar lo que no conoce.

La verdad es lo desconocido de instante en instante.

La verdad adviene a nosotros sin que la busquemos.

La verdad adviene a nosotros cuando el Yo ha muerto.

El Dolor no puede conducirnos a la verdad, porque el dolor es de Satán.

Solo el Arcano A. Z. F. y la profunda comprensión creadora nos conducen a la verdad.

Todo deseo origina ideas. Toda idea se convierte en proyectos. Todo proyecto es deseo. Los proyectos nos conducen al delito.

Los proyectos son verdaderos monstruos que devoran al prójimo, y por último se tragan a su progenitor. Así es como resultamos víctimas de nuestro propio invento.

conocimiento

El deseo es el origen del delito.

El deseo es el origen del dolor.

Cuando el deseo es satisfecho el delincuente goza.

Cuando el deseo se frustra, el delincuente sufre.

Todo ser humano es un delincuente aunque no esté en la cárcel.

Sí comprendemos el proceso del deseo, se disuelve el Yo. Cuando el Yo se disuelve se acaba el origen del delito. Cuando el Yo se disuelve hay entonces Revolución Total.

Transmutad el deseo en voluntad.

Así acabaréis con el deseo.

El deseo sexual transmutado en voluntad es el fuego flamígero que sube victorioso por la Médula Espinal.

Todo deseo se puede transmutar en luz y fuego.

Transmutad el deseo en luz y el Yo se apagará como una llama fatua, como una llama Diabólica. Entonces habrá Revolución Total.

El deseo se extingue cuando lo transmutamos. Solo a base de comprensión creadora podemos transmutar todo deseo.

"El deseo es la materia fundamental de todo delito"

Sin más por el momento nos despedimos. Hasta aquí el interesante tema de hoy, le dejamos el tema a su reflexión. Recuerde que el IGA no persigue fines de lucro; trabaja exclusivamente para que todas las personas, sin distinción de nivel social o cultural, edad, sexo, raza o creencia, puedan beneficiarse de esta enseñanza.

Si desea adquirir algún libro del Maestro Samael Aun Weor puede solicitarlo al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  

Libro: Nociones Fundamentales de Endocrinología y Criminología  | Ediciones Gnósticas pág 159  | Autor: Samael Aun Weor |Articulo semanal realizado por: Kimberly Guerra

Gnosistv.com